Reflexoterapia podal integrativa

La reflexoterapia podal es una disciplina de orígenes milenarios que consiste en el tratamiento global del cuerpo a través de áreas reflejas localizadas en los pies. Este arte saludable ha dejado constancia de su práctica en escritos de la Medicina Tradicional China y en grabados murales en el Antiguo Egipto. Pasado el tiempo, la reflexoterapia ha crecido desde un enfoque más científico, fundamentándose en el estudio del sistema nervioso y su capacidad para regular y conectar distintas áreas corporales.

Tras años de práctica profesional y estudio, desarrollé la reflexoterapia podal integrativa, un tipo de reflexoterapia avanzada que entiende los puntos reflejos, no sólo como áreas físicas de digitopresión, sino también como áreas energéticas susceptibles de tratamientos más profundos. Esta reflexoterapia integrativa combina el masaje, con la utilización terapéutica de esencias florales y cuarzos; todo ello aplicado sobre los puntos reflejos del pie y sus puntos de acupuntura. Se consigue de esta forma, hacer una terapia cuya influencia permanece en el cuerpo durante más tiempo.

 

Las sesiones tienen una duración aproximada de hora y cuarto y entre sus beneficios más inmediatos, se observa la relajación y la calma mental. Como técnica manual debe ejercerse desde el placer y el acompañamiento del tacto, elevando nuestros niveles de endorfinas y generando un espacio de disfrute con la terapia. Actúa sobre la capacidad autoreguladora de nuestra fuerza vital y nos ayuda a encontrar un camino hacia el bienestar interior. Los pies son estructuras corporales de simbología trascendente, a través de ellos, la reflexoterapia se convierte en una vía útil de cambio, mejoría y conciencia.